He de confesar que adoro a este hombre.

Anton Corbijn es, y será, uno de los grandes directores de videoclips de la historia.

Empezó como fotógrafo en su país de origen, Holanda. Nació en una familia conservadora y tremendamente religiosa. Esto le marcó ya que todas sus obras hablan tanto sobre la religión ("Heart Shaped Box" de Nirvana), las relaciones paternales ("One" de U2) y el sexo.

Después se trasladó a Londres donde fotografió a Propaganda, David Sylvian, Echo and The Bunnymen, Golden Earring, Depeche Mode, Joy Division, entre otros. También les realizó videoclips, aunque comentó en una entrevista que se sentió extraño y nervioso cuando tuvo que dirigir su primer clip. Decía que no sabía trabajar en grupo y eso le dificultó el trabajo. Aún así creo que su talento deslumbró más que su falta de experiencia.

Con el tiempo, y como muchos de vosotros sabréis, se ha iniciado en otras disciplinas artísticas como la pintura, el diseño, la videocreación y el cine con su maravillosa película sobre la vida de Ian Curtis, cantante y líder de Joy Division, "Control". Una película que, personalmente, a mí me descubrió a un Anton Corbijn más maduro y fuerte visualmente. Me sorprendió muchísimo la delicadeza con la que trató una historia tan controvertida y machacada como la de Curtis.

Estaría hablando de este increíble artista durante horas, pero como no os quiero aburrir, os dejo con uno de los videoclips más bonitos de Anton Corbijn: "Atmosphere" de Joy Division.

1 comentario:

Viana dijo...

hola Ruiz! Muchísimas gracias! Y gracias también por recordarme a Anton Corbijn!
Un besote!